TIPOS DE CAFE

La planta de donde se obtiene el café son arbustos que se cultivan en las regiones tropicales y subtropicales, por las necesidades ambientales que necesitan para desarrollarse. Sus semillas son las que se emplean, una vez secadas, peladas y tostadas, para la elaboración del café. En la actualidad existen 2 especies que se utilizan para la preparación de la bebida, la planta de la variedad robusta y el de la variedad arábica. A continuación le mostramos las principales características de cada variedad.

CAFE ROBUSTA

A través de los granos de esta planta se consigue una bebida de café más amarga, aspera y astringente que las de la variedad arábica con una crema marrón grisácea. Raramente se utiliza sólo esta variedad, ya que lo normal es utilizarlo, para elaborar mezclas o blends con la variedad arábica, consiguiendo de esta manera matices y propiedades que no consigue la variedad arábica por si sola. Gracias al blend, de granos de café robusta y arábica (en mayor proporción este último), conseguimos incrementar el contenido de crema (tan apreciado en países como Italia o España para la elaboración de espressos) sin perder el gran sabor del café arábica. Además hay que tener en cuenta que es una variedad más resistente (a las condiciones metereológicas, a las plagas), y se cultiva a menos altura sobre el nivel del mar, por lo que su cultivo más sencillo y económico. En cualquier caso, es importante saber que un café que utiliza un grano de baja calidad arábica, puede ser inferior en calidad a uno de la variedad robusta.

CAFE ARÁBICA

El café de origen arábica es considerado por lo general el de más calidad, ofreciendo un café dulce, aromático y ligeramente ácido con una crema color avellana clara. El café arábica contiene bastante menos cafeína que un café robusta (1.5% de cafeína por un 2,7% del café robusta) a la vez que tiene más lípidos y prácticamente el doble de azúcares por lo que resulta más agradable al paladar, con más matices, con sabores dulces, y ácidos. La variedad arábica necesita más cuidados que la robusta, es más sensible a las plagas y se cultiva a mayor altura, por lo que la producción que se consigue con una planta de esta variedad es bastante inferior a la del café robusta, y por consecuencia hace que los precios generalmente sean más elevados en este tipo de variedad.